Microsoft Word - Art2_Enshassi.docx

 

Evaluación de los impactos medioambientales de los proyectos de construcción

Adnan Enshassi1*, Bernd Kochendoerfer**, Ehsan Rizq*

* Islamic University of Gaza. PALESTINE

** Technical University of Berlin. GERMANY

Dirección de Correspondencia


RESUMEN

El sector de la construcción es considerado mundialmente como una de las principales fuentes de contaminación medioambiental, pues produce enormes efectos negativos en el medioambiente ya sea directa o indirectamente. La Franja de Gaza está experimentando un aumento de los proyectos de construcción, incrementando la presión sobre el ecosistema al introducir y generar diversos contaminantes. Los ecosistemas de la Franja de Gaza se están debilitando y deteriorando debido a sus limitados recursos naturales, a su deteriorada situación política y económica, al crecimiento de la población y a la escasa conciencia sobre el cuidado del medioambiente. El objetivo de este trabajo es mejorar la conciencia pública sobre los impactos ambientales negativos causados por las actividades derivadas de los proyectos de construcción en la Franja de Gaza y proponer algunas sugerencias con la finalidad de reducirlos. Para ello se distribuyó un total de 50 encuestas entre profesionales que trabajan en la industria de la construcción. Los impactos ambientales se clasificaron en tres categorías: ecosistemas, recursos naturales e impacto en la comunidad. Los resultados del estudio revelaron que la generación de polvo, contaminación acústica, operaciones con remoción de la vegetación y la contaminación atmosférica son los impactos ambientales más significativos de los proyectos de construcción. Los resultados, además, revelaron que tanto los trabajadores como quienes laboran en el sector de la construcción son quienes más se exponen diariamente a problemas de salud como afecciones respiratorias y al hígado, cáncer, deterioro de la audición, hipertensión, molestias, trastornos del sueño y problemas cardiovasculares. Además, se encontró que el impacto social o impacto en la comunidad era la categoría más importante que afectaba al entorno en la Franja de Gaza. Se recomienda mejorar los conocimientos y la conciencia de los trabajadores de la construcción respecto de los impactos ambientales provocados por la construcción y promulgar leyes estrictas que conduzcan hacia la reducción de estos impactos negativos como obligar a las instituciones a realizar Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIA) en las primeras etapas de la construcción. Los resultados de este estudio pueden ayudar a quienes toman las decisiones a identificar los principales impactos negativos de la construcción sobre el medioambiente y a formular planes de construcción amigables con el medio durante las primeras etapas de la construcción.

Palabras claves: Medioambiente, construcción, ecosistema, contaminación


1. Introducción

La protección del medioambiente es un tema relevante tanto en los países desarrollados como en vía de desarrollo (Tse, 2001). Por su naturaleza, la construcción no es un proceso amigable con el medioambiente (Li et al., 2010). Levin (1997) señala que tanto las operaciones como la construcción producen un efecto masivo directo e indirecto en el entorno. Ijigah et al. (2013) estiman que identificar los impactos de los proyectos de construcción sobre el entorno es una tarea que debe ser realizada a fin de poder realizar una protección eficaz.

Shen et al. (2005) sostienen que la construcción es la principal fuente de contaminación ambiental en comparación con otras industrias. Li et al. (2010) concuerdan con Shen (2005) y señalan que cualquier proceso de construcción requiere diversas maquinarias, recursos naturales y que genera muchos contaminantes. Muchos escritores (Morledge y Jackson, 2001; Ball, 2002; Chen et al., 2004; Lam et al., 2011; Zolfagharian, 2012) resumen estos contaminantes como: contaminación por ruido, contaminación atmosférica, desechos sólidos y líquidos, contaminación del agua, gases dañinos y polvo. Por otra parte, los proyectos de construcción constituyen la fuerza impulsora de la economía nacional y cuyo consumo eléctrico, emisiones medioambientales e impacto social son muy significativos (Chang et al., 2011).

Se ha informado que muy pocos desarrolladores privados y contratistas hacen esfuerzos por considerar al medioambiente y desarrollar el concepto de reciclaje de los materiales de construcción (Lam, 1997) porque, para la mayoría de ellos, el tiempo para terminar la obra es su primera prioridad y dan poca importancia al medioambiente (Poon et al., 2001). Zolfagharian (2012) concluyó que se debe reforzar el nivel de conocimiento y la conciencia de los participantes en el proyecto, especialmente de los administradores de proyectos, respecto de los impactos ambientales negativos causados por los procesos de construcción. Gangolells et al. (2011) concuerdan con Zolfagharian (2012) al respecto y sostienen que al identificar los principales impactos medioambientales de los procesos de construcción se mejora la efectividad de los sistemas de administración medioambiental. Desafortunadamente, los países desarrollados poseen pocos datos científicos sobre los impactos en el medioambiente producidos por los materiales de construcción y las tecnologías y es difícil tomar opciones informadas que conduzcan hacia la reducción de tales impactos (Pittet y Kotak, 2009). Este estudio tiene por objetivo evaluar los impactos medioambientales negativos debidos a las actividades de los proyectos de construcción en la Franja de Gaza y propone algunas ideas para reducirlos.

2. Situación de la Franja de Gaza

La Franja de Gaza es un área de tierra muy angosta y altamente poblada a lo largo de la costa del Mar Mediterráneo (360 km2) (Al-Agha 1995). Su ecosistema es muy débil y se encuentra deteriorado debido a sus escasos recursos naturales, deteriorada situación económica y pronunciado crecimiento de la población. El Programa Medioambiental de Naciones Unidas (2009) informa que la guerra ha aumentado la presión sobre las instituciones y fondos para el medioambiente en la Franja de Gaza. Existe un importante volumen de desechos de demolición y graves daños al sistema de alcantarillado. Otros impactos negativos al medioambientales son la destrucción de amplias zonas agrícolas, daño a empresas industriales menores e incremento de la contaminación descargada al Mar Mediterráneo y aguas subterráneas (Enshassi et al., 2010).

La Franja de Gaza está experimentando un aumento de los proyectos de construcción que provoca una serie de problemas y genera muchos contaminantes. Una investigación realizada por AI-Agha (1997) discute algunos de estos impactos que afectan seriamente al entorno; él aclara que estos impactos incluyen la contaminación acústica y atmosférica, contaminación de las aguas subterráneas,

salinización del suelo y probables riesgos radioactivos. Enshassi (2000) establece que existe una enorme necesidad de considerar estos contaminantes y desarrollar una ética verde que pueda aumentar tanto las donaciones como los desarrolladores intelectuales que planifiquen proyectos medioambientalmente amigables. Enshassi y Kochendoerfer (2013) reconocen la necesidad de monitorear la situación medioambiental en la Franja de Gaza y de hacer evaluaciones medioambientales.

3. El impacto de la construcción en el medioambiente

Cualquier proyecto de desarrollo para mejorar la calidad de vida conlleva impactos positivos y negativos. Los proyectos de desarrollo deberían planificarse de manera que produzcan la mayor cantidad de impactos positivos y un mínimo de impactos negativos sobre el medioambiente (Kaur y Arora, 2012). La predicción de los impactos medioambientales causados por la construcción en las primeras etapas del proyecto puede conducir al mejoramiento del comportamiento medioambiental de los proyectos y obras de construcción (Gangolells et al., 2011). Se espera que la construcción produzca daños en el frágil medioambiente debido a los impactos adversos de la construcción, entre los que se encuentran el agotamiento de los recursos, pérdida de la diversidad biológica debido a la extracción de materias primas, vertido de residuos, menor productividad laboral, efectos adversos para la salud humana debido a la mala calidad del aire interior, calentamiento global, lluvia ácida y esmog causado por las emisiones generadas por la fabricación de productos para la construcción y el transporte que consume energía (Lippiatt, 1999). Los impactos medioambientales están clasificados en tres categorías: impactos sobre los ecosistemas, sobre los recursos naturales y sobre la comunidad (Li et al., 2010; Chang et al., 2011; y Zolfagharian et al., 2012).

3.1 El impacto sobre el ecosistema

Teniendo en cuenta el gran número de proyectos de construcción en curso, el impacto sobre el ecosistema se ha convertido un asunto de importancia (Zolfagharian, 2012). Los impactos adversos para el medioambiente son: desechos, ruido, polvo, residuos sólidos, generación de tóxicos, contaminación del aire y del agua, malos olores, cambio climático, uso del suelo, operaciones con remoción de la vegetación y emisiones peligrosas. Las emisiones al aire son generadas por los gases de los escapes de los vehículos y el polvo durante la etapa de construcción (Kaur y Arors, 2012). Estas emisiones contienen CO2, NO2 y SO2 (Kaur y Arors, 2012; Li et al., 2010; Pittet y Kotak, 2012). Las emisiones de ruidos son generadas por los diversos equipos, compresores de aire y vehículos. Los equipos para la construcción y otras fuentes generan ruidos en el rango de los 70 a 120 DB en los alrededores de la obra (Kaur y Arors, 2012). Los residuos son generados por las actividades de la construcción, campamentos, plantas de tratamiento de residuos u otras fuentes. Los residuos sólidos generados durante la fase operacional se clasifican como: biodegradables, reciclables, inertes/reciclables y peligrosos. Del total de residuos generados, el 50% debería ser biodegradable, el 20% reciclable, el 30% inerte y se asume que una pequeña cantidad (0,3%) es peligrosa (Kaur y Arora, 2012).

Las aguas residuales son generadas por las actividades constructivas, alcantarillado, actividades comerciales y otras fuentes (Kaur y Arora, 2012).

3.2 Recursos naturales

Durante un proceso constructivo normal se usan diversos recursos naturales tales como energía, suelo, materiales y agua (Shen et al., 2005). Además, la operación de los equipos consume gran cantidad de recursos naturales, como electricidad y/o combustible diésel. El sector de la construcción es responsable de consumir un gran volumen de recursos naturales y de generar una gran cantidad de contaminantes como resultado del consumo de energía durante la extracción y transporte de la materia prima (Li et al., 2010; y Morel et al., 2001). Este sector genera importantes impactos medioambientales adversos en todo el mundo, contribuye con cerca de la mitad del consumo energético total de los países de altos ingresos y es el responsable de un gran porcentaje de las emisiones de gases de efecto invernadero, también en los países en vías de desarrollo (Stern et al., 2006; Asif et al., 2007; Cole, 1 999; y Emmanuel, 2004). Algunas de las estadísticas disponibles indican que la construcción y operación de las edificaciones son responsables de un 12-16 % del consumo de agua; un 25% de la madera cosechada; un 30-40 % del consumo energético; un 40% de los materiales vírgenes extraídos y un 20-30% de las emisiones de gases de efecto invernadero (Macozoma, 2012).

3.3 Impacto en la comunidad o impacto social

La mayoría de los proyectos de construcción se ubican en una zona altamente poblada. Por lo tanto, las personas que viven en las cercanías de los sitios en construcción están expuestos a efectos dañinos para su salud como polvo, vibraciones y ruido causados por cierto tipo de actividades constructivas como excavaciones e hinca de pilotes (Li et al., 2010). Durante la fase de construcción, el polvo y el ruido son los principales factores que afectan la salud humana (Tam et al., 2004). Li et al. (2010) y Zolfaghrian et al. (2012) realizaron una investigación sobre los impactos medioambientales de la construcción en los Estados Unidos de Norteamérica y clasificaron los tipos de impactos en tres categorías: ecosistemas, recursos naturales e impacto social.

Li et al. (2010) establecieron que los daños a la salud corresponden al 27% del impacto total, que es menor que el daño al ecosistema (65%), pero muy lejano al agotamiento de los recursos (8%), lo que justifica la necesidad de realizar evaluaciones de los daños a la salud. Zolfaghrian et al. (2012) confirmaron que los recursos de transporte, contaminación por ruido y generación de polvo con la maquinaria son los impactos ambientales más riesgosos en las obras. De los tres tipos de impactos ambientales, los 'impactos al ecosistema' producen el mayor impacto sobre el medioambiente (67.5%). El "impacto en los recursos naturales" es responsable del 21% del total de impactos, mientras que el "impacto social" es sólo un 11.5% del total. La Tabla 1 muestra la lista de los impactos medioambientales seleccionados de los proyectos de construcción tomados de estudios anteriores.

Tabla 1. Impactos medioambientales de los proyectos de construcción

 

4. Metodología

Con el objetivo de presentar y determinar las ponderaciones de los impactos medioambientales provocados por la construcción, se utilizó una encuesta con un cuestionario estructurado. Se usó un método de muestreo no-probabilístico de conveniencia que incluye la elección de una muestra accesible y que desee participar en la encuesta (Ijigah et al., 2013). El cuestionario fue diseñado en base a estudios previos (Zolfagharian et al., 2012; Ijigah et al., 2013; Muhwezi et al., 2012; Li et al., 2010; Tam et al., 2006; Pittet y Kotak, 2012; Chang et al., 2011; Horvath, 2004; Kaur y Arora, 2012; Chen et al., 2000; Eras et al., 2012; Gangolells et al., 2011; Gangolells et al., 2009; Tam et al., 2004; Shen et al., 2005; Svensson et al., 2006).

Se identificó un total de 50 impactos medioambientales negativos causados por la construcción y se usaron como base para el cuestionario. Estos 50 factores fueron agrupados en tres categorías: ecosistema, recursos naturales e impacto en la comunidad.

Se realizó un ensayo de validación del contenido, enviando el cuestionario a tres expertos en construcción para que lo evaluaran en cuanto a su claridad, compresión, facilidad de lectura y confiabilidad, agregar más información o eliminar términos inaceptables si procedía. Se tomaron en consideración las observaciones realizadas por los expertos fusionando dos impactos en uno solo (polvo proveniente de las actividades de construcción y polvo generado por la maquinaria, se fusionaron en generación de polvo). Además, se retiró inundación y efectos de la construcción sobre la vida silvestre porque no es aplicable para la Franja de Gaza. La población objetivo del estudio comprendía a las instituciones gubernamentales, instituciones privadas e instituciones internacionales. Se distribuyó un total de 50 cuestionarios entre éstas, y se recuperaron 40 que fueron utilizados para el análisis, con una tasa de respuesta del 80%.

Se solicitó a los encuestados que calificaran su opinión de acuerdo a la escala de Likert de cinco puntos (1= efecto muy bajo, 2= efecto bajo, 3= efecto neutro, 4= efecto fuerte y 5= efecto muy fuerte). Se eligió la escala de Likert para ampliar la forma de respuesta de los encuestados. Se calculó el Índice de Importancia Relativa (IIR) (Enshassi, 2009). Se calculó el IIR para cada factor y categoría usando el Software SPSS versión 2.0. La ecuación del índice de importancia relativa es la siguiente:

(1)

Donde w es la ponderación dada a cada factor por el encuestado, del 1 al 5; '1' es el efecto muy bajo y '5'' es el efecto muy fuerte, A es la ponderación más alta; en este estudio es 5 y N es el número total de muestras. El valor del Índice de Importancia Relativa varía de 0 a 1. El índice de grupo es el promedio del Índice de Importancia Relativa de los factores identificados.

5. Resultados y discusión

Perfil de la muestra

Como se aprecia en la Tabla 2, las tasas de respuesta de las instituciones gubernamentales, instituciones privadas e instituciones internacionales fueron del 90%, 82.3% y 61.5% respectivamente.

Tabla 2. Tasa de respuesta del cuestionario

 

La Tabla 3 ilustra el perfil de la institución. Los porcentajes para Tipo de obra fueron 55%, 25% y 20% para edificación, caminos y agua, respectivamente. Cabe señalar que la mayoría para Tipo de obra la obtuvo Edificación (55%). La Tabla 3 además señala que el 5 % de los encuestados tenía una experiencia inferior a los 5 años, el 40% tenía una experiencia de entre 5 y 15 años, el 22,5% tenía una experiencia de entre 16 y 25 años, y sólo el 12.5 % tenía una experiencia superior a los 25 años. El 42,5% de las instituciones no contaba con un equipo permanente de ingenieros para la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). Los resultados también muestran que el 25 % de las instituciones había ejecutado menos de 10 proyectos en los últimos 5 años, el 25% había ejecutado entre 11 y 20 proyectos en los últimos 5 años, el 20% había ejecutado entre 21 y 30 proyectos en los últimos 5 años, y el 30% había ejecutado más de 30 proyectos en los últimos 5 años.

Tabla 3. Perfil de la institución

 

Como se puede apreciar en la Tabla 4, Ia mayoría de los encuestados (62,5 %) trabaja como ingeniero en obra/oficina. En cuanto al nivel de educación de los encuestados, los resultados muestran que el 60%, 24.5% y el 12.5% de ellos posee un B.Sc, Master o PhD respectivamente. Los resultados también indican que el 25 % de los encuestados posee una experiencia inferior a 5 años, el 40% tiene una experiencia de entre 5 y 10 años, el 22.5% tiene una experiencia de entre 11 y 15 años, y sólo el 12.5% tiene una experiencia de 15 años.

Tabla 4. Perfil del encuestado

 

Como se muestra en la Tabla 5 más de la mitad (52.5%) no considera los impactos adversos de la construcción sobre el medioambiente. La mayoría de las instituciones (72.5%) no cuenta con un sistema de evaluación del impacto medioambiental. Esto significa que la sensibilización de la institución respecto de los impactos medioambientales debe ser mejorada. Sin embargo, el 42.5% de ellas intentó encontrar una solución práctica para mitigar los impactos medioambientales provocados por la construcción. Los resultados revelaron que la mayoría de los trabajadores (62.5%) no usaba máscara protectora nasal; esto significa que están expuestos diariamente a los contaminantes de la construcción y que respiran mucho polvo, emisiones de gases y contaminantes químicos. Estos contaminantes podrían deteriorar fuertemente su salud y provocarles diversas enfermedades, especialmente, respiratorias. Además, los resultados mostraron que sólo el 10 % de los trabajadores y residentes se había quejado por los impactos de la construcción sobre el medioambiente.

Tabla 5. Nivel de conciencia de Ia institución sobre los impactos medioambientales provocados por Ia construcción

 

Información sobre la situación medioambiental de la Franja de Gaza

Los resultados de la Tabla 6 muestran que la mayoría de los encuestados (60%) había sufrido personalmente por los impactos medioambientales adversos debidos a una obra en construcción. Esto significa que la situación en la Franja de Gaza es muy seria y debe ser controlada. La mayoría de los encuestados (72.5%) también mencionó que la guerra había contribuido a la contaminación ambiental.

Tabla 6. Información sobre Ia situación medioambiental de la Franja de Gaza

 

 

Tabla 7. Impactos medioambientales de Ia construcción

 

Impacto medioambiental provocado por la construcción Efectos sobre el ecosistema

Como señala la Tabla 7, los encuestados clasificaron a la "generación de polvo" en el primer lugar con un IIR= 0,865. Esto significa que el polvo es el impacto más importante que afecta al medioambiente en la Franja de Gaza. Existen tres tipos de polvo:

Polvo producido por los vehículos: la entrada y salida de vehículos de la obra es una tarea muy importante, que genera una gran cantidad de contaminantes. El transporte de los materiales al lugar de la obra provoca mucho polvo o material particulado. Las ruedas de los vehículos contienen gran cantidad de material particulado suspendido, tales como polvo, arena, arcilla y cemento. Estas materias quedan suspendidas en el aire, suelo y agua. Además, los vehículos transportan este material particulado fuera de la obra, lo que implica que no sólo se pueden enfermar los trabajadores sino también la comunidad.

Polvo provocado por las actividades de la construcción: La mayoría de las actividades de la construcción como excavaciones, rellenos, movimientos de tierra, blanqueo, pintura, azulejado, mezcla de hormigón y trabajos de acabado provocan un efecto adverso sobre el entorno, pues generan una gran cantidad de material particulado.

Polvo provocado por los materiales de la construcción: Estos materiales son cemento, áridos, arena, arcilla, cal, madera y carbonato de calcio. La fabricación de estos materiales provoca una exposición cautiva a esas emisiones. Esto significa que los trabajadores, administradores de fábricas y vecinos de esas industrias son los más perjudicados. Además, los trabajadores que laboran en la obra y emplean esos materiales tienen una alta exposición al polvo emitido por ellos.

Diariamente, existe una gran cantidad de personas, que están expuestas y deben respirar ese polvo: trabajadores, vecinos y quienes usan las rutas próximas a las obras en construcción. Los encuestados de Gaza sabían que estos contaminantes son peligrosos, graves, y que producen efectos adversos en la comunidad y en el entorno. El riesgo de exposición al polvo provocado por los vehículos, actividades de la construcción, fabricación o entrega de los materiales de construcción se debe a que producen problemas de salud, especialmente para quienes sufren problemas respiratorios, provoca la degradación del entorno, contaminación del aire, suelo y agua, nubla la visión, daña o ensucia las propiedades y pertenencias, y crea condiciones inseguras de trabajo.

Baby et al. (2008) citado por Singh (2011) demuestra que el polvo de cemento contiene metales pesados como: níquel, cobalto, plomo y cromo, contaminantes peligrosos para el ambiente biótico, con impacto adverso para la vegetación, para la salud humana y animal y para los ecosistemas. Diversos estudios han demostrado que existe una relación entre la exposición al polvo de cemento, el deterioro crónico de la función de los pulmones y los síntomas respiratorios en la población humana. El polvo de cemento irrita la piel, la mucosa de ojos y el sistema respiratorio. Su deposición en el tracto respiratorio provoca una reacción básica que aumenta los valores del pH que irrita las mucosas expuestas (Zeleke et a/., 2010). La exposición al polvo de cemento ha sido asociada al incremento del riesgo de sufrir anormalidades del hígado, desórdenes pulmonares y carcinogénesis. Se ha planteado que la reducción de la capacidad antioxidante y el aumento del nivel de peroxidación lipídica del plasma podrían explicar los mecanismos causales de enfermedades (Aydin et al., 2010).

Ijigah et.al. (2013) realizó su investigación en Nigeria, encontrando que la "generación de polvo" se encuentra en el 11o lugar con un IIR=0,752, y la "destrucción de la vegetación" se ubica en el primer lugar con un IIR= 0,841. Li X et.al (2010) realizaron su investigación en los EE.UU., encontrando que la "generación de polvo" ocupaba el segundo lugar y el "uso de acero" el primer lugar. Este resultado indica que las personas en los EE.UU. sabían que el polvo causa un impacto muy importante que afecta al entorno. Zolfagharian et a/. (2012) realizaron su investigación en Malasia, encontrando que la "generación de polvo" ocupaba el tercer lugar y que el "recurso transporte" se clasificaba en el primer lugar. Los encuestados estimaron que el "ruido" de la construcción tenía el segundo lugar con un IIR= 0,815. Los resultados podrían deberse a la ausencia de leyes estrictas de mitigación del ruido en la Franja de Gaza. Además, Gaza ha estado amenazada por los conflictos durante décadas, lo que significa que las personas en el área sufren ruidos por distintas causas. La principal causa de ruido se puede agrupar en tres categorías:

• Ruido proveniente de los vehículos en movimiento (por ej., transporte de materiales)

• Ruido proveniente de las actividades de la construcción (por ej., excavación, relleno)

• Ruido proveniente de las herramientas para la construcción (por ej., mezcladora de hormigón, máquinas eléctricas)

En la obra, los trabajadores utilizan herramientas como: mezcladoras de hormigón, trituradoras de hormigón, compactadoras, lijadoras, cepilladoras, cortadoras de disco, taladros y motosierras, y son quienes más sufren por la exposición al ruido derivado de la construcción. También los residentes que viven vecinos a la obra en construcción y quienes usan las calles cercanas a la obra. Lo anterior significa que muchas personas sufren a diario por los ruidos de la construcción, dado el crecimiento de ésta en la Franja de Gaza.

Los encuestados también creían que el ruido puede provocar pérdida de la audición, temporal o permanente, estrés, molestias, accidentes en caso de dificultar seriamente la comunicación entre los trabajadores u ocultar las señales auditivas de advertencia. Los encuestados indicaron que los ruidos de la construcción podían provocar trastornos sociales en sus hogares, trabajos y cuando intentaban dormir. Potencialmente, los ruidos de la construcción pueden molestar a las personas las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Los efectos del ruido en la salud son consecuencia de los elevados niveles de ruido. Un elevado nivel de ruido en el lugar de trabajo u otros ruidos puede producir deterioro de la audición, hipertensión, enfermedades cardíacas isquémicas, molestias y perturbación del sueño. Cambios en el sistema inmunológico y defectos de nacimiento han sido atribuidos a la exposición al ruido (Passchier-Vermeer y Passchier, 2000). Se sabe que la exposición al ruido induce el tinitus, hipertensión, vasoconstricción y otros efectos cardiovasculares adversos (WRUC, 2007). Ijigah et al. (2013) realizaron su investigación en Nigeria, encontrando que la "contaminación por ruido" se ubicaba en el sexto lugar con un IIR= 0,794. Zolfagharian et al. (2012) realizaron su investigación en Malasia y encontraron que la "contaminación por ruido" se ubicaba en el 2o lugar.

Efectos en los recursos materiales

Como se aprecia en la Tabla 7, los encuestados clasificaron el "consumo de materia prima" en el primer lugar dentro de la categoría recursos materiales, con un IIR=0.78. Eso significa que el consumo de materia prima es uno de los impactos más importantes que afecta al medioambiente en la Franja de Gaza. Estos hallazgos pueden ser interpretados como que el proceso de construcción necesita de mucha materia prima como arena, grava, arcilla, carbonato de calcio, agua, áridos, madera, hierro, asfalto, aluminio y combustibles para los vehículos. Dada la expansión de la construcción en la Franja de Gaza, estas materias primas están agotando los recursos, lo que significa que el uso de materia prima debe ser controlado. Zolfagharian et al. (2012) realizaron una investigación sobre los impactos de los proyectos de construcción en el medioambiente en Malasia y encontraron que el "consumo de materia prima" se ubicaba en el séptimo lugar. Este resultado indica que los participantes en la construcción en Malasia controlaban el uso de la materia prima en la construcción.

Los encuestados clasificaron el "Aumento del tráfico externo debido al transporte haca la obra en construcción" en el segundo lugar en la categoría de recursos materiales con un IIR=0,755. Los resultados podrían deberse al movimiento de los vehículos que acarrean los materiales para la construcción, transporte de los equipos y herramientas y traslado diario de los trabajadores. Estos movimientos pueden afectar a los residentes cercanos a esas vías y causarles perjuicios a quienes las usan, afectando sus intereses por las emisiones de ruido, emisiones de polvo, gases de los vehículos, interrupción del tráfico y vibración.

Efectos sobre la comunidad

Como se muestra en la Tabla 7, los encuestados clasificaron el trastorno social en el primer lugar dentro de la categoría Efectos sobre la comunidad con un IIR=0.79. Este resultado puede ser interpretado como que las obras de construcción cierran calles y perturban los intereses de las personas. El transporte en la construcción provoca interrupción del tráfico debido al cierre de calles o caminos. Además, los encuestados estimaron que el ruido y la vibración producidos por las actividades de la construcción y el movimiento vehicular podían provocar trastornos sociales en los hogares, en el lugar de trabajo y a la hora de dormir. Ijigah et al. (2013) realizaron su estudio en Nigeria y encontraron que el "Trastorno social" ocupaba el lugar número 14, con un IIR=0.711. Zolfagharian et al. (2012) encontraron que el "Trastorno social" se ubicaba en el lugar número 22.

La "condiciones higiénica de la obra" fue clasificada en el segundo lugar dentro de la categoría de Efectos en la comunidad, con un IIR= 0.785. Este hallazgo puede seguirse a través de cuatro aspectos: primero, las actividades de la construcción producen una gran cantidad de desechos que pueden provocar una condición de suciedad en la obra. Segundo, los trabajadores están expuestos diariamente a esos desechos que contienen una gran cantidad de emisiones riesgosas y causarles diversas enfermedades. Esto significa que el sitio de la obra sufre de condiciones insalubres descontroladas. Tercero, las herramientas de los trabajadores están siempre sucias. Cuarto, los trabajadores respiran diariamente una gran cantidad de polvo, contaminación química, emisiones de gas y gases provenientes del escape de los vehículos. Por otra parte, usan agua contaminada.

Esto significa que tiene condiciones higiénicas graves y peligrosas que deben ser controladas. Zolfagharian et al. (2012) encontraron que las "Condiciones higiénicas de la obra" ocupaba el quintolugar.

Tabla 8. IIR y clasificación de las categorías de impacto medioambiental

 

La Tabla 8 ilustra los resultados de la categoría impactos medioambientales. Como se aprecia, el efecto en la comunidad fue clasificado en el primer lugar con un IIR promedio=0.735. La mayoría de los impactos de la construcción independientemente de su categoría causa perjuicios a la salud humana; pueden provocar una serie de enfermedades como cáncer, enfermedades al hígado, respiratorias y vasculares. Los encuestados creían que la buena salud, el confort y la seguridad son derechos mínimos del ser humano. Sin embargo, la pregunta es si todas estas categorías son importantes y si son cercanas entre sí en cuanto a su importancia y efectos adversos para el medioambiente. La Franja de Gaza que ha tenido conflictos durante décadas, ha sufrido tres guerras en los últimos años (2008, 2012 y 2014). Además, la población adolece del conocimiento y conciencia sobre los impactos adversos provocados al medioambiente por las actividades de la construcción. Esta situación daña su forma de vida y contribuye a deteriorar el ecosistema, los recursos materiales y la salud pública.

Li et al. (2010) and Zolfaghrian et al. (2012) realizaron un estudio sobre la evaluación del impacto medioambiental y clasificaron el impacto medioambiental en tres aspectos: ecosistemas, recursos naturales e impacto en la comunidad. Li et al. (2010) realizaron su investigación en los EE.UU; sus resultados demostraron que el impacto sobre la comunidad alcanzaba al 27% del total de impactos. El daño al ecosistema alcanzaba al 65% del total de impactos. El agotamiento de los recursos tenía el 8% del total. Esto significa que los países desarrollados como los EE.UU. toman las medidas necesarias para proteger la salud pública y promulgan leyes estrictas para reducir los efectos. Zolfaghrian et al. (2012) entrevistaron a un grupo de expertos en Malasia para determinar la frecuencia y severidad de los impactos medioambientales en la industria de la construcción de Malasia. Los resultados demostraron que entre las tres categorías medioambientales, el impacto al ecosistema se clasificaba en el primer lugar (67.5%) del total de impactos. El impacto a los recursos naturales era un 21% del total de impactos. El impacto en la comunidad era solo del 11,5%. Esto significa que Malasia tiene una gran conciencia respecto de los impactos provocados por la construcción sobre la salud pública, toma las medidas necesarias para proteger la salud humana y promulga leyes estrictas para disminuir los efectos.

Tabla 9. Soluciones propuestas para enfrentar los impactos adversos de Ia construcción sobre el medioambiente

 

La Tabla 9 ilustra los resultados respecto de las sugerencias para enfrentar los impactos negativos de los proyectos constructivos en el medioambiente. Como se muestra en la Tabla 9, "toma las medidas necesarias para proteger a los trabajadores y residentes que viven cerca del sitio en construcción" fue clasificado en el primer lugar con un IIR =0.93. Aquellas medidas como "Promulgación de leyes estrictas que obligan a las instituciones a realizar EIA en las primeras etapas del proyecto" y "Promoción de la conciencia en los participantes de la construcción respecto de los impactos de la construcción en el medioambiente". Los resultados también muestran que "Busca métodos alternativos de construcción para mitigar los impactos negativos de la construcción en el medioambiente" fue clasificado en el segundo lugar con un IIR=0.825.

En consecuencia, existe la urgente necesidad de promulgar leyes y tomar medidas serias para proteger el medioambiente e intentar mitigar los impactos adversos de la construcción sobre los trabajadores y vecinos a la obra en construcción.

6. Conclusión

El objetivo de este estudio era identificar e investigar los impactos medioambientales negativos más comunes causados por los proyectos de construcción en la Franja de Gaza. Los resultados demostraron que el sector de la construcción produce impactos adversos masivos, tanto directa como indirectamente sobre medioambiente. Los impactos medioambientales negativos acumulados de los procesos de construcción han aumentado en la Franja de Gaza debido a la gran cantidad de proyectos de construcción que está en curso. Los resultados mostraron que los procesos constructivos producen un efecto masivo sobre el ecosistema, los recursos y la salud pública. Los resultados además revelaron que los trabajadores y quienes trabajan en el sector de la construcción son la población más expuesta diariamente a contraer problemas de salud como problemas respiratorios, problemas al hígado, cáncer, deterioro de la audición, hipertensión, molestias, trastornos del sueño y otras afecciones cardiovasculares adversas. Además, los impactos de la construcción causan la degradación del medio, incluyendo la contaminación del aire, suelo y agua, nubla la visión, daña o ensucia las propiedades y pertenencias, y crea condiciones inseguras de trabajo. En consecuencia, existe la urgente necesidad de controlar estos impactos negativos, de proteger a las personas, al medioambiente y los recursos. Se identificaron cuarenta y siete impactos medioambientales provocados por los proyectos de construcción, los que se agruparon en tres categorías: ecosistemas, recursos naturales e impactos sobre la comunidad. Los resultados revelaron que la "generación de polvo" ocupaba el primer lugar respecto de sus efectos adversos sobre el medio. Este factor pertenece al grupo ecosistemas. Los resultados señalaron que la "contaminación por ruido" ocupaba el segundo lugar. Además, los resultados indicaron que la "operación con remoción de la vegetación" ocupaba el tercer lugar y la "contaminación del aire" el cuarto lugar.

"Consumo de recursos renovables y no renovable" apareció como uno de los impactos que afectaba al medioambiente. Se podría decir que el proceso constructivo consume una gran cantidad de materias primas como: arena, grava, arcilla, carbonato de calcio, agua, áridos, madera, hierro, asfalto, aluminio y combustible para los vehículos. Dada la expansión de la construcción en la Franja de Gaza, existe gran preocupación por el posible agotamiento de estas materias primas. Esto significa que la situación en Gaza es bastante seria y debe controlarse el uso de los recursos. La construcción también contribuye a la "contaminación del aire" debido a las emisiones de gases de los vehículos necesarios para la construcción, la generación de polvo, emisiones peligrosas generadas por los desechos sólidos y líquidos, emisiones de CO2, CO y NOx, y emisiones de VOC y CFC. Los resultados de este estudio refuerzan la necesidad de proteger el medioambiente. Los resultados señalan que "tomar las medidas necesarias para proteger a los trabajadores y vecinos a la obra en construcción" fue clasificado en el primer lugar respecto de las soluciones propuestas para mitigar los impactos medioambientales negativos provocados por la construcción.

Esta medida incluye promulgar leyes estrictas que obliguen a las instituciones a realizar evaluaciones de impacto medioambiental (EIA) en las primeras etapas del proyecto, y a reforzar la conciencia de los participantes de los proyectos de construcción respecto de los impactos provocados por la construcción en el medioambiente. Los resultados además revelaron que la "búsqueda de métodos alternativos de construcción para mitigar los impactos negativos de la construcción en el medioambiente" fue clasificada en el segundo lugar respecto de las soluciones propuestas para mitigar los impactos adversos de la construcción sobre el medioambiente.

En vista de que el polvo aparece como el impacto negativo más crítico que afecta al medioambiente, los administradores de los proyectos deberían entregar las instrucciones a los contratistas para emplear métodos adecuados de control del polvo usando una de las siguientes técnicas o una combinación de ellas, como por ejemplo, sistemas de humectación que utilicen agua por aspersión para evitar o captar el polvo en suspensión, cierros para contener el polvo y sistemas de ventilación/extracción para removerlo. Para reducir la cantidad de sedimentos transportados sobre el pavimento por los vehículos motorizados que salen de la obra, se deberían lavar las ruedas cuando acarrean lodo o desechos. El gobierno debería promover una legislación que reduzca los impactos negativos provocados por la construcción como por ejemplo exigir a las instituciones a que realicen EIA en las primeras etapas de los proyectos. Debería reforzarse el conocimiento y la conciencia de los participantes en la construcción sobre los impactos negativos provocados por ella. Los resultados de este estudio pueden ser útiles para los participantes en el proyecto para reforzar su conciencia respecto de los impactos negativos provocados por la construcción. También pueden ayudar a quienes toman las decisiones a identificar los principales impactos sobre el medioambiente y a elaborar planes de construcción amigables en las primeras etapas constructivas. Además, los resultados serán de utilidad para los arquitectos, diseñadores y constructores en el sentido de diseñar otro tipo de infraestructura que sea sostenible y amigable con el medio.

7. Agradecimientos

Los autores agradecen el generoso apoyo de la fundación alemana AvH.

8. Referencias

Al-Agha M.R. (1995), Environmental contamination of groundwater in the Gaza Strip. Environmental Geology, 25:109-113.

Al-Agha M.R. (1997), Environmental management in the Gaza Strip. Environmental policy and making, 17:65-76.

Asif M., Muneer T. and Kelley R. (2007), Life cycle assessment: A case study of a dwelling home in Scotland. Building and Environment, 42(3): 1391-1394.

Aydin S., Croteau G., Sahin I. and Citil C. (2010), Ghrelin nitrite and paraoxonase/arylesterase concentrations in cement plant workers. Medical Biochemistry, 29(2): 78-83.

Baby S., Singh N.A., Shrivastava P., Nath S.R., Kumar S.S., Singh D. and Vivek. (2008), Impact of dust emission on plant vegetation of vicinity of cement plant. Environmental Engineering and Management. 7(1): 31-35.

Ball J. (2002), Can ISO 14000 and eco-labelling turn the construction industry green? Building and Environment, 37(4):421-428.

Chang Y., Ries R.J. and Wang Y. (2011), The quantification of the embodied impacts of construction projects on energy, environment, and society based on I- O LCA. Energy Policy, 39(10), 6321-6330.

Chen Z., Li H., Hong J. (2004), An integrative methodology for environmental management in construction. Automation in Construction, 13(5): 621- 628.

Cole R. J. (1999), Energy and greenhouse gas emissions associated with the construction of alternative structural systems. Building and Environment, 34(3): 335-348.

Emmanuel R. (2004). Estimating the environmental suitability of wall materials: preliminary results from Sri Lanka. Building and Environment, 39(10), 1253- 1261.

Enshassi A. (2000). Environmental concerns for construction growth in Gaza Strip. Building and Environment, 35(3): 273-279.

Enshassi A. and Bernd Kochendoerfer (2013), Sustainable construction in Palestine, paper published in Proceedings of the 4th International Conference on Structural Engineering and Construction Management (ICSECM), December 2013, Kandy, Sri Lanka, pp. 46-55.

Enshassi A., Said El-Moghany, Peter E. Mayer, and Josef Zimmermann (2010), Cause of time waste in construction projects in Palestine, paper published in the Arab Gulf Journal of Scientific Research (AGJSR), Vol. 28, Issue 1, 2010, pp. 13-28.

Eras J. J. C., Gutiérrez A. S., Capote D. H., Hens L. and Vandecasteele C. (2013), Improving the environmental performance of an earthwork project using cleaner production strategies. Journal of Cleaner Production. 47: 368-376.

Gangolells M., Casals M., Gasso' S., Forcada N., Roca X. and Fuertes A. (2009), A methodology for predicting the severity of environmental impacts related to the construction process of residential buildings. Building and Environment, 44:558-571.

Gangolells M., Casals M., Gassó S., Forcada N., Roca X. and Fuertes A. (2011), Assessing concerns of interested parties when predicting the significance of environmental impacts related to the construction process of residential buildings. Building and Environment, 46(5):1023-1037.

Horvath A. (2004), Construction materials and the environment. Annu. Rev. Environ. Resour, 29:181-204.

Ijigah E. A., Jimoh R. A., Aruleba B. O., and Ade A. B. (2013), An assessment of environmental impacts of building construction projects. Civil and Environmental Research, 3(1): 93-105.

Kaur M. and Arora S. (2012), Environment impact assessment and environment management studies for an upcoming multiplex- a Case Study. IOSR Journal of Mechanical and Civil Engineering (IOSRJMCE), 1( 4): 22-30.

Lam A. L. P. (1997), A study of the development of environmental management in Hong Kong construction industry. BSc Thesis. The Hong Kong Polytechnic University.

Lam P. T. I., Chan E. H. W., Chau C. K., Poon C. S. and Chun K. P. (2011), Environmental management system vs green specifications: How do they complement each other in the construction industry? Journal of Environmental Management, 92(3):788-795.

Levin H. (1997), Systematic evaluation and assessment of building environmental performance (SEABEP), paper for presentation to "Buildings and Environment", Paris, 9-12 June, 1997.

Li X., Zhu Y. and Zhang Z. (2010), An LCA-based environmental impact assessment model for construction processes. Building and Environment, 45(3):766-775.

Lippiatt B. C. (1999), Selecting cost-effective green building products: BEES approach. Journal of Construction Engineering and Management, 125(6):448-55.

Macozoma D. S. (2002), Construction site waste management and minimization: international report, International council for Research and Innovation in Buildings, Rotterdam. Available at http://cibworld.xs4all.nl/dl/publications/Pub278/06Construction.pdf [accessed on 1st March 2013].

Morledge R. and Jackson F. (2001), Reducing environmental pollution caused by construction plant. Environmental Management and Health, 12(2): 191-206.

Morel J. C., Mesbah A., Oggero M. and Walker P. (2001), Building houses with local materials: means to drastically reduce the environmental impact of construction. Building and Environment, 36(10):1119-1126.

Muhwezi L., Kiberu F., Kyakula M. and Batambuze A. (2012), An assessment of the impact of construction activities on the environment in Uganda: A case study of Iganga municipality. Journal of construction Engineering and Project Management, 2(4): 20-24.

Passchier-Vermeer W. andPasschier W.F. (2000), Noise exposure and public health. Environmental Health Perspectives, 108 Suppl 1: 123-131. Pittet D. and Kotak T. (2009), Environmental impact of building technologies, a comparative study in Kutch District, Gujarat State, India. Paper presented at the Ecomaterials 4, Paths towards Sustainability conference, November 2009, Bayamo, Cuba.

Poon C. S., Yu A.T.W. and Ng L.H. (2001), On-site sorting of construction and demolition waste in Hong Kong. Resource, Conservation and Recycling, 32(2): 157-172.

Shen L.Y., Lu W. S., Yao H. and Wu D. H. (2005), A computer-based scoring method for measuring the environmental performance of construction activities. Automation in Construction, 14(13): 297-309.

Stern N., Peters S., Bakhshi V., Bowen A., Cameron C., Catovsky S., Crane D., Cruickshank S., Dietz S., Edmonson N., GarbettS. L., Hamid L., Hoffman G., Ingram D., Jones B., Patmore N., Radcliffe H., Sathiyarajah R., Stock M., Taylor C., Vernon T., Wanjie H., and Zenghelis D. (2006), Stern Review: The Economics of Climate Change, HM Treasury, London.

Svensson N., Roth L., Eklund M. and Mirtensson A. (2006), Environmental relevance and use of energy indicators in environmental management and research. Journal of Cleaner Production, 14(2): 134-145.

Tam C. M., Vivian W. Y. and Tsui W. S. (2004), Green construction assessment for environmental management in the construction industry of Hong Kong. International Journal of Project Management, 22(7):563-71.

Tam V. W. Y., Tam C. M., Zeng S. X. and Chan K. K. (2006), Environmental performance measurement indicators in construction. Building and environment, 41(2): 164-173.

Tam C. M., Deng Z. M., Zeng S. X., Ho C. S. (2000), Quest for continuous quality improvement for public housing construction in Hong Kong. Journal of Construction Management and Economics, 18(4):437-46.

Tse R. Y. C. (2001), The implementation of EMS in construction firms: case study in Hong Kong. Journal of Environmental Assessment Policy and Management, 3(2): 177-194.

United Nations Environment Programme (UNEP) (2009), Environmental Assessment of the Gaza Strip.

Western Region Universities Consortium (WRUC) (2007), Noise: Health Effects and Controls. University of California, Berkeley.

Zolfagharian S., Nourbakhsh M., Irizarry J., Ressang A. and Gheisari M. (2012), Environmental impacts assessment on construction sites. Construction Research Congress 2012: 1750-1759.


E-mail: enshassi@iugaza.edu.ps

Fecha de Recepción: 05/1 1/2014 Fecha de Aceptación: 30/1 1/2014

Refbacks

  • There are currently no refbacks.


Copyright (c)